Bárbaro ya está en la carrera

| | , ,

Inicia una nueva propuesta culinaria en el Hipódromo de las Américas para disfrutar de este icónico centro de entretenimiento con buenos tragos y excelente comida

Espacio emblemático de entretenimiento, recreación y convivencia, el Hipódromo de las Américas de la Ciudad de México inaugura un nuevo centro de consumo de flamante encanto. Se trata de Bárbaro, definido por sus creadores como un club house. Precisamente Bárbaro tiene el mérito de conjuntar un espectacular escenario para ver y ser visto, disfrutar del espectáculo ecuestre que define este sitio de ancestral historia, pero también de brindar todas las comunidades, servicios y la organización en barras y fogones para disfrutar de una suculenta comida y soberbios tragos.

Ahora que el calor inicia, la convivencia se recupera y la inquietud por disfrutar nuevos espacios está a flor de piel, Bárbaro es una excelente oportunidad para convivir con los amigos y la familia, gozando de la siempre cautivante vista de las pistas hípicas y de la emoción de las carreras. Sus distintas áreas y niveles permiten el divertimento en distintos moods, desde la charla íntima y relajante hasta la celebración y la algarabía en la espléndida terraza en la que se llenan los sentidos con muy buena energía y el espectáculo que por si solo representa el icónico hipódromo. Bárbaro está diseñado para brindar una atmósfera coloquial, amable, propia para la diversión y la fiesta, pero con un toque fino y de distinción. Fue inaugurado recientemente y ha tenido una estupenda aceptación del público que asiste durante los fines de semana al Hipódromo, contando con la garantía de un sitio para el deleite pleno. Hay que resaltar su excelente servicio. En la gerencia del establecimiento se encuentra Julio Frutos, un experto en la administración restaurantera que tuvo una exitosa trayectoria en el hotel Presidente InterContinental en la época dorada de Carlo Bicaci. Julio se ha encargado de desarrollar un equipo de primer nivel que siempre está atento, con la discreción debida, a las necesidades de los comensales.

La cocina de Bárbaro es relajada, abierta a la complacencia, con platillos para gozar sin complicaciones pero con muy buenos sabores. El chef ejecutivo es José Antonio Salgado, de amplia experiencia en la restauración, quien ofrece junto con su brigada una cocina de corte internacional, pero también con algunas aportaciones en torno a la cocina mexicana, con divertimentos muy loables de los sabores oaxaqueños y yucatecos, entre otros. José Antonio, basado en sus vivencias, propone un viaje por sitios emblemáticos de México con preparaciones que hablan de la cocina tradicional, de los fogones de antaño, de los fastuosos ingredientes locales.

La parrilla es uno de los grandes atractivos del lugar, para el goloso deleite de los más comelones; sin perder de vista una atractiva oferta en pasta, que siempre son un deleite bien recibido. La carta de Bárbaro tiene como meta un centenar de platillos, y va avanzando a muy buen ritmo, con una gran versatilidad en su propuesta para todos los gustos.

Como buen lugar que se precie para la convivencia festiva, tiene una estupenda carta de coctelería, además de una variada oferta de destilados y cervezas para disfrutar la ocasión. Para los que prefieren vino, su carta es pequeña pero bien estructurada, con una buena selección de vinos españoles e italianos, bajo la pauta de Vinoteca; así como de algunas etiquetas de vinos mexicanos que sin duda serán una excelente opción a la hora del goce gastronómico.

Previous

Martes para estar de antojo

Tres Marías con mucho sabor

Next