Belforno, el bello lugar italiano

| | ,

Belforno significa “bello horno” en italiano. Es un sello distintivo del restaurante ya que en él se cuecen las pizzas a la leña y el pan que diariamente se venden

Un lugar casual que te permita disfrutar platillos que te hagan sentir como si estuvieras en la misma Italia, es lo que quiso recrear Paulina Carasa, del restaurante Belforno, que en italiano significa “bello horno”. “No es nada pretencioso ni de autor; es cocina tradicional italiana, básica y sencilla. La gastronomía italiana tiene influencia de muchos países: Grecia, Líbano y Francia; pero quisimos enfocarnos en platillos sencillos para la gente se sienta como en una extensión de su casa, que te recuerde a tu familia, porque esa es la filosofía del italiano reunirse todos alrededor de la comida”, comenta.

Y así es como se siente al entrar al restaurante, ya que se asemeja a una casona con un amplio espacio muy iluminado por el ventanal junto a la terraza. Con detalles de madera y como cereza del pastel, el horno de piedra a la vista. El lugar es pet friendly así que puedes llevar con tranquilidad a tus perros mientras disfrutas de una pizza o simplemente quieres ver algún partido de futbol.

Penne arrabiata

Si decides quedarte a comer, te recomendamos el carpaccio de betabel. Delgadas rodajas con queso y arúgula que hacen una combinación suave y delicada, acompáñala con una focaccia calientita, hecha en casa.

Un platillo imperdible es la pasta que también es hecha al momento, ninguna de estas son precocidas, advierte Carasa. Entre las opciones están la carbonara y el penne arrabiata; este último, un platillo muy particular de Roma, preparado con salsa de tomate.

“Tenemos platillos de diferentes partes de Italia. De la parte norte, de Piamonte, sobresalen los estofados, ragús, la boloñesa y el osobuco. En la parte central de Italia los platillos se componen de muchas verduras y legumbres; las pizzas romanas se caracterizan porque la masa es más delgada y crujiente. También tenemos cocina mediterránea, de toda la parte del sureste, donde usan mucho aceite de oliva y la salsa de jitomate. Tenemos un poco de todo: desde antipastos de carne y mariscos; quesos, ensaladas y sopas para personas que vegetarianas y/o celíacas. Hay para todos”, advierte Paulina.

Si las pizzas son de tus platillos predilectos, puedes optar por llevarlos a casa u ordenarlas a través de Rappi. En la foccacería tienen pan calientito a la venta y paninis al gusto; los puedes pedir para degustarlos ahí o para llevar.

La pizza la puedes pedir para llevar, por Rappi o comer en el lugar

También han apostado por algunos platillos más tropicalizados para el mercado mexicano, como el risotto de aguacate; una pasta con chipotle, camarón y cremoso de aguacate. La carta se complementa con cortes de carne y pescado a la sal, entre otros. Algunas son recetas típicas italianas y otras tienen un toque mexicano para hacerlas diferentes.

Un plus de este restaurante, que pocos se precian de tenerlo, es que tienen una cuidada selección de vinos italianos en la carta. Son vinos de poca producción que difícilmente encontrarás en tiendas de autoservicio. El socio de Paulina viaja cada año a Italia a buscar las mejores cosechas en bodegas artesanales, con producciones limitadas y muy cuidadas.

“Italia es el país que mayor variedad de uvas tiene y es el que más vino produce, por ende hay una gran propuesta de vino italiano. Nosotros nos arriesgamos porque tenemos vinos de excelente precio-calidad, porque sabemos que algunas etiquetas pueden ser caras, oímos que el Barolo, que si el Sassicaia; hay vinos son caros pero sí te pones a buscar hay grandes vinos de la misma calidad y precio muy buenos”, advierte.

Dónde: Alfonso Reyes 108, col. Condesa

Fotografías: Nadia Luna y cortesía
Previous

Conoce las mil historias del vino

Llega Terra Madre Indígena

Next