Brindis al son jarocho

| | ,


Viña Tarapacá y el hotel Galería Plaza Veracruz ofrecen cena en conjunto para celebrar 500 años de la fundación de Villa Rica

Chef Luis Rodríguez, Galería Plaza Veracruz

México y Chile se hermanan en una cena maridaje celebrada en el hotel Galería Plaza Veracruz, con motivo de los 500 años de la fundación del cabildo y del ayuntamiento de la Villa Rica, Veracruz. “La vinícola más antigua del continente se encuentra en México: Casa Madero, la cual fue fundada en 1597. En Chile también prosperaron las bodegas de vinos, una de ellas es Viña Tarapacá, que a pesar de lo que se podría pensar, toma su nombre por el abogado Arturo Alessandri, apodado ‘León de Tarapacá’.

“El abogado litigó el divorcio de la señora Mercedes Ulloa con Antonio Zavala, propietario de la bodega; así que la señora se quedó con ella y le puso el nombre en honor a este legista con quien después contrajo nupcias”, explicó Mercedes Baltazar, embajadora de Viña Tarapacá en México.

El restaurante La Mulata, ubicado dentro del hotel Galería Plaza Veracruz, fue la sede de esta cena en donde el maridaje se realizó con la línea premium: Reserva​ ​Chardonnay, Gran Reserva​ Carmenere y Gran Reserva Cabernet Sauvignon.

“Desde el primer año en que se estableció la bodega se obtuvo la primera medalla y un año después, en 1876, obtuvo su segundo premio. Actualmente tenemos muchas bodegas como Santa Helena y Gato Negro que son para diferentes paladares. Viña Tarapacá se caracteriza por tener vinos súper premium, de alta gama, no son de los vinos que podríamos tomar a diario para ello está la línea Reserva”, añadió la también sommelier.

Durante la cena se disfrutó un menú de cuatro tiempos diseñado por Luis Rodríguez, chef ejecutivo del hotel. El primer platillo fue ensalada de corazones de lechuga con queso roquefort, vinagreta de vino tinto o francesa, pera y zarzamora. Esta ensalada fue acompañada de Reserva Chardonnay, un vino blanco intenso con notas cítricas de mandarina, durazno blanco y muy buena acidez.

El segundo tiempo fue pescado con una costra de finas hierbas, puré de chícharo y ñoquis de maíz. “Hicimos los ñoquis con maíz porque queremos trabajar el tema de gluten free para las personas que son alérgicas a él”, comentó el chef Rodríguez.

El plato fuerte fue filete de res a la parrilla con champiñones y zetas, al salteado de champiñones. “Le pusimos hoja de acuyo, para que no fuera el típico epazote, acompañado de infusión de salsa macha que es muy clásica”, asegura Rodríguez. Para acompañarlo la sugerencia fue Gran Reserva Cabernet Sauvingon, un tinto con notas de fruta negra como mora, cassis y chocolate.

Y por último, se disfrutó foundant de chocolate con palanqueta de cacahuate y salsa de frutos rojos. La elección de maridaje fue Gran Reserva Carmenère, vino en el que destacan notas de especias, como el clavo de olor y pimienta.

Sobre esta uva Mercedes comentó: “esta cepa se está haciendo emblemática del país, a pesar de que a Chile se le identifica más con la Cabernet Sauvignon, específicamente del Valle del Maipo. La Carmenere ha sorprendido muchísimo porque es el único país en el cual se está dando en buenas cantidades para poder hacer un vino 100% de esta uva.

“Hace varios años se creía que estaba perdida, porque como pasó con casi todas las cepas francesas, la filoxera hizo que esta uva se extinguiera en el continente europeo, pero en 1990 se descubrió que se estaba cultivando en Chile, pero la confundían con la cepa Merlot. Esta última se cosecha a principio de la vendimia y la Carmenere al final; obviamente si la cosechas antes de tiempo el vino quedaba raro, ahora aprendieron a diferenciar la uva Carmenere y ahora es el único país que está dando vinos de extraordinaria calidad”, finalizó.

5 MITOS SOBRE EL VINO, POR MERCEDES BALTAZAR

1. Cuando el vino blanco es joven su color debe estar entre tonos pajizos y amarillos claros; si su color está en la gama de tonos marrones o naranjas ya no están óptimos para tomarse.

2. Vinos de taparrosca. Estos vinos indican que están listos para tomarse, no son de menor calidad, simplemente es un vino joven que puede disfrutarse inmediatamente.

3. Vinos con “chip”. Estas son pequeñas virutas de madera que se añaden al vino durante unas semanas para que el vino tenga gusto a madera. La sommelier explica que el uso de estas más que suponer un defecto, es “el estilo que el enólogo quiso darle al vino”.

4. Aguas con las ofertas. Aunque suelen ser tentadoras las ofertas de 4×3 en vinos, hay que verificar que estos estén en óptimas condiciones de cuidado para evitarnos malas sorpresas.

5. Disfrutarlo “a temperatura ambiente”. Mercedes comenta que existe la creencia de que “el vino se disfruta a temperatura ambiente, cuando en Europa pueden estar a 4 o 5 grados y en México a mayor temperatura”, por lo que recomienda refrescarlo para disfrutarlo. “Cuando se enfría demasiado es que se pretende ocultar sus defectos”.

Previous

Al cacao le llega su fiestecita

Un viaje por México a 45 metros

Next