Cinco espumosos mexicanos para celebrar

| | ,

Deleítate en Año Nuevo y en todas las ocasiones dignas de un brindis con las exquisitas expresiones que la vinicultura bajacaliforniana ofrece para que las burbujas sean el punto culminante de la fiesta

En este cierre de año y para todas los momentos de celebración que esperamos en los próximos meses, México y sus bodegas nos brindan estupendas alternativas para que sus espumosos sean los invitados ideales de tus fiestas. Te presentamos cinco recomendaciones de alta calidad entre las múltiples opciones que tenemos en nuestro país. Diversidad, tipicidad, alternativas para todos los gustos son elementos esenciales de la vasta carta de vinos que México ofrece para el deleite gastronómico con las cocinas del mundo.

Pét Nat Merlot, de Vena Cava. Icono del Valle de Guadalupe, Vena Cava es una vinícola boutique ejemplo de oficio, disciplina y atención puntual de cuidado de la naturaleza y la aplicación de medidas sustentables.
Pét Nat Merlot es un vino natural (fermentación sin levaduras o sulfitos añadidos) de uva merlot con temperatura controlada por 4 semanas. Su sabor es una caricia al paladar con notas de frutos rojos, cítricos, melocotón y flores que van increíble en maridaje con cordero o ternera, carne de cerdo o carnes a la parrilla como roast beef y frutas ácidas.

Espuma de Piedra Brut Rosé, de Casa de Piedra. Nace como un proyecto de inspiración familiar en 1997. La idea motora es y siempre ha sido obtener vinos que estén caracterizados por su origen. En nuestras elaboraciones han buscado resaltar los elementos que conforman el sitio donde se cultivan las uvas.
De su línea Espuma de Piedra Brut resalta su Rosado, resultado de la ligera maceración de uva tinta Barbera, con segunda fermentación en botella (método tradicional) y un añejamiento mínimo de 18 meses sobre las lías. Es un brut cuyo sabor, carácter y consistencia van perfecto con preparaciones como lomo ahumado y pizza, ofreciendo una experiencia inolvidable en estas fechas de deleite culinario en todas las mesas.

Espumoso de Cabernet-Sauvignon, de Bodegas Roganto. En 1987, dos ensenadenses, Rogelio Sánchez del Palacio y Antonio Luis Escalante Domínguez, emprendieron un proyecto para elaborar vino haciendo diferentes añadas, hasta que en 2001 se vinificó la primera cosecha con fines comerciales. El viñedo se localiza en el Valle de San Jacinto, al Sur de Ensenada, entre los valles de Santo Tomás y San Vicente. Roganto extiende su cobertura con la próxima construcción de la nueva Vinícola en La Ruta del Vino, en el Valle de Guadalupe.
Su espumoso de Cabernet-Sauvignon posee un rosado tenue, al olfato con aromas sutiles de frutas de bosque negras y rojas, y un dejo de levadura. Muy agradable en boca, seco, de acidez media, donde se siente la burbuja, y congruente con su expresión olfativa. Se recomienda con entremeses, quesos, carnes frías, mariscos frescos tipo sashimi, carpaccio y para brindar.

Bajalupano en Braille 2018, de Bodega Bajalupano. “Una enología honesta, de alta calidad, que interpreta las variedades de la zona y genera vinos firmes y versátiles, como el buen bajacaliforniano” es la filosofía que distingue a esta bodega que nace en 2014 en el corazón del Valle de Guadalupe, a partir del trabajo de Eduardo Manuel Martínez Palomera Ángel y Reynaldo Rodríguez Íñigo.
Bajalupano en Braille 2018 es vino espumoso de uva Granache Blanc y Moscatel que pasa por el método Champenoise. Se usan diferentes cepas y parcelas de uva, fermentación en barrica y fermentación en botella de 15 meses. Cuenta con un color aperlado de tonos duraznos que enamora a primera vista. Su sabor exquisito tiene notas marcadas de melocotón y en nariz se perciben dos niveles de aroma iniciando con mandarina, durazno, maracuyá y, en segunda etapa, pan y vainilla.

Bella Mia, de Casa Emiliana. Casa Emiliana es un exclusivo concepto de resort en el Valle de Guadalupe que ofrece la oportunidad de una deliciosa experiencia de alojamiento, descanso y deleite en medio del paradisiaco ambiente de los viñedos.
En sintonía con esta propuesta, ofrece una estupenda línea de vinos en la que destaca para estas fechas Bella Mia, un blanc de blancs elaborado con uvas 100% Chardonnay, bajo el método Champenoise, siendo un Brut Nature con 4 meses de crianza. Tiene un color dorado, matices oro y pequeñas burbujas crispantes; sus aromas son intensos a frutos secos, piña, levaduras, pan y quesos. Un sabor suave y fresco, equilibrado con final a sabores de frutos secos, piña y levaduras. Ideal con quesos jóvenes o pescado crudo, platillos de marisco, pastas al pesto y pollo a las finas hierbas.

Vista de Casa Emiliana, en el Valle de Guadalupe. Fotos: Cortesía
Previous

Saca lo mejor de Zacatecas

Deleite de reinas y reyes

Next