Cuatro Rayas da en el blanco

| | ,

Vinos veganos, prácticas amigables con el medio ambiente y tintos con menos madera son las tendencias de la industria del vino, comenta Sergio Fiorentini Manrique, de la bodega Cuatro Rayas.

No nos hemos adaptado a las tendencias, nuestros enólogos han creído en la propia calidad de la uva Verdejo, que da aromas de anís, hinojo, frutas tropicales como lichi y maracuyá; además de pulpa blanca cuando tienen lías. Buscamos resaltar los aromas típicos de la cepa, ya que al ponerles madera se pierden. No nos hemos encontrado con esta tendencia, siempre ha sido nuestra, ahora solo la hemos aprovechado, dice Sergio Fiorentini Manrique, director de Exportación de la bodega Cuatro Rayas, con presencia en las denominaciones Rueda, Ribera del Duero y Castilla y León.

En España el consumo estimado de vino blanco ha aumentado 7.2% hasta septiembre de 2019, hasta acercarse ya a los 11 millones de hectolitros, de acuerdo con datos del Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv). De este, el 22% del vino blanco que se vende en España proviene de Cuatro Rayas. “No hay un bar de tapas en España o restorán que no tenga una de nuestras etiquetas, tenemos 90% del outrail de vino español”, explica Fiorentini.

Añade que son de las bodegas más grandes en vinos blancos ya que cuentan con 2 mil 500 hectáreas propias que se traducen en 80 etiquetas, 19 de las cuales están presentes en México a través de importadoras como Viña Tulps y Grandes Viñedos de Francia (GVF).

Entre los factores del crecimiento del aumento de esta categoría se debe a “nuevos tipos de vino, nuevos varietales de uva, nuevas zonas de reconocido prestigio, incluso nuevos productos a base de vino como vinos de menor graduación alcohólica”, de acuerdo al OeMv.

“Somos los primeros en entrar a la categoría de vinos orgánicos y veganos; pero hay que resaltar que son vinos que están bien hechos, porque luego te encuentras con vinos orgánicos que usan uvas silvestres que no se cuidan mucho. También por el precio que tienen a la gente le encanta, el tinto Cuatro Rayas Organic Tempranillo solo tiene tres meses de barrica.

“Si tocas las etiquetas de esta línea te das cuenta que estas tienen rugosidad, porque son de papel reciclado. Todo es orgánico, desde las uvas hasta las tintas que usamos. Esto es muy importante ya que cada vez más nosotros somos líderes en vinos orgánicos y veganos. Ahora mismo tenemos un problema de suministro porque hay mayor demanda que oferta, porque los viñedos son lo que son. Para tener un viñedo orgánico certificado debemos tener un control de cinco años por los técnicos para dar certificación”, comenta Fiorentini.

Otra de las tendencias es dejar de usar maderas para envejecerlos. “Para nosotros la madera es un complemento, es un elemento que ayuda a los vinos a darles estructura para ayudarlos a envejecerlos y que duren en botella más tiempo, no es para darles características, no es un complemento que la vista, sino que le da estructura”, señala.

Advierte que ahora los jóvenes buscan “happy wines”, vinos que no te hagan pensar, que al probarlos te gusten y te permitan seguir hablando con tus compañeros, amigos, pareja.

MÉXICO, RECEPTOR DE VINOS BLANCOS

De acuerdo con el Consejo Mexicano Vitivinícola, los mexicanos preferimos el vino tinto, se consumen siete botellas por una de vino blanco, entre otros factores por la poca producción de estos, por lo que es un mercado abierto a vinos blancos de otros países, además de destilados.

“El Vermouth 61 nos ha funcionado muy bien por los 15 grados de alcohol, en Cancún lo usan para los extranjeros, porque se pueden tomar cinco cocteles y no te embriagas porque la graduación alcohólica es menor, la gente se la pasa mejor sin emborracharse”, comenta Gerardo Reyes, de la importadora Viña Tulps.

Cada año los vinos reciben premios y medallas de parte de destacadas organizaciones como Wine Magazine, Wine Challenge, Guía Peñín y recientemente en la Alfombra Roja, organizada por la revista El Conocedor. En México está presente con las etiquetas Cuatro Rayas Verdejo, Cuatro Rayas Sauvignon Blanc, Cuatro Rayas Viñedos Centenarios, Cuatro Rayas Cuarenta Vendimias, Cuatro Rayas Fermentado en Barrica y Cuatro Rayas Organic Wine Verdejo; además de Cuatro Rayas Tinto Roble Ecológico.

“En Latinoamérica, México ocupa los primeros lugares, junto con Estados Unidos; inicialmente era República Dominicana. Desde hace tres años que empezamos en México, con una tendencia de ir a centros de consumo, más que grandes superficies. Cerca del 40% del vino de Rueda que viene a México viene de nuestra bodega.

“A nivel mundial, México está en el quinto lugar. Fuera de España tenemos presencia en Inglaterra, Japón, Estados Unidos, Alemania, entre otros. México destaca porque es permeable, saben mucho, pero ya empiezan a saber más, Europa es tan aburrido que vas y explicas algo te sirven el vino caliente también allá y en los lugares turísticos les da igual, tú explicas y te dicen ‘así lo toma mi abuelo’, en cambio aquí no, te escuchan y te hacen caso. Cuando empecé a trabajar aquí, hace 15 años, no eran ni 10 mililitros el consumo per cápita por año.

“Lo que hace falta es que hagan una orientación precio-calidad, muchas veces se van a probar lo más caro y siempre lo más caro es lo que tiene mejor puntaje y no es así”, finaliza Sergo Fiorentini.

SUSTENTABILIDAD VINÍCOLA

  • Dentro de la empresa han creado la distinción Green and Social, un programa enfocado en la defensa de la sostenibilidad vitivinícolas y social, que aglutina el compromiso de la cooperativa por el respeto al medio ambiente así como las personas.
  • Esta iniciativa incluye utilizar las últimas tendencias de maquinaria con reducción de huella de carbono, cosechan de noche para no utilizar tanta electricidad, para bajar la temperatura de la uva, para poder vinificarlo.
  • Además todos nuestros desechos son utilizados para composta que se reutiliza de nuevo en el viñedo.
Fotos: Nadia Luna y Cuatro Rayas
Previous

Quebec sabe a chocolate

Cuatro snacks con almendras

Next