El nuevo rostro de Maglén

| | , , ,

Manuel Montoya, enólogo de la bodega bajacaliforniana, conversa en torno a la filosofía de esta empresa y sobre Saga, la nueva línea de vinos pensada en las nuevas generaciones de consumidores

Juventud, dinamismo y un espíritu emprendedor que se pone de manifiesto en el desarrollo de conceptos con identidad propia, pero también en concordancia con los gustos y las tendencias actuales, son signos distintivos de Vinícola Maglén. Ubicada en el Valle de San Antonio de las Minas, la bodega forma parte de un exigente y ambicioso proyecto de enoturismo. Integrada a un original complejo hotelero que pondera la magia y la riqueza del entorno del Valle, es también manifiesto de una búsqueda constante por crear vinos que dejen huella, ponderando los valores intrínsecos del terruño; así como el trabajo de experimentación, búsqueda y definición de un equipo dirigido por el enólogo Manuel Montoya.

A partir de un trabajo meticuloso y paciente, buscando llevar las posibilidades de la uva a su idónea expresión, Maglén ha desarrollado una nueva línea de vinos: Saga, que pone plenamente de manifiesto la labor de esta bodega que en 2019 tuvo un crecimiento sensible en sus instalaciones, logrando una capacidad de producción de mil 500 cajas al año. Su lanzamiento está programado para septiembre de este 2020.

El enólogo de la bodega explica a los visitantes los detalles
en torno al proceso en la elaboración de los vinos.

“Sin dejar a un lado la línea Maglén, hemos desarrollado este nuevo concepto que comprende un 100% Sauvingnon Blanc; la mezcla Tempranillo, Petit Verdot y Nebbiolo; 100% Petit Verdot; 100% Cabernet Sauvignon; y 100% Nebbiolo. Son vinos fáciles de tomar, no son vinos corpulentos. Algo muy diferente a lo que pueden ser, por ejemplo, los vinos del Viejo Mundo. Son vinos jóvenes, sin madera. En ellos se resalta sobre todo la fruta”, expresa Manuel.
Agrega que la demanda creciente por parte de las nuevas generaciones de consumidores de vinos frescos, sin demasiadas complicaciones, ha hecho apostar a Maglén por esta línea que responde, finalmente, a las necesidades y preferencias que han percibido en su acercamiento con el público.


“Estoy muy contento y orgulloso del trabajo que estamos realizando, pero no solo en el caso de Maglén, sino en general en la industria del vino mexicano”.

Manuel Montoya, enólogo de Vinícola Maglén

“Es una línea que hemos concebido contando con la retroalimentación de la gente que visita el resort y prueba nuestros vinos, así como de nuestros visitantes frecuentes a las cenas maridaje y en general de los comensales de nuestros restaurantes.
“Tenemos una respuesta muy positiva de la gente, y lo más reconfortante es darnos cuenta de que son productos con una gran empatía con la gastronomía bajacaliforniana, y en particular con la que manejamos en el restaurante Ha’che, de nuestro complejo hotelero. Hay una armonía plena, lo cual hace más memorable la experiencia de quienes nos visitan”, destaca.

Aspecto de la sala de catas de la bodega

Parte fundamental del movimiento enológico en la Baja California, Manuel define a Vinícola Maglén como “una bodega joven, con ideas jóvenes, de vanguardia. No me gustaría decir que somos una bodega experimental, pero hay un poco de eso”, dice con satisfacción.
Una de las satisfacciones más completas de Manuel ha sido precisamente estar al tanto de las opiniones y apreciaciones de la gente que visita la bodega. “Hubo un momento en que no estaba viendo nada, estaba más enfocado a las cuestiones técnicas. Ahora estoy en las dos áreas, en ocuparme de lleno en aspectos como la vendimia, pero también de estar en contacto con la gente. Es algo muy conveniente para ambas partes, porque además de que puedo conocer el rostro de nuestros consumidores, ellos no solo aprecian los vinos, sino que también conocen a la gente que está detrás de ellos, los que nos manchamos las manos”.

“Estoy muy contento y orgulloso del trabajo que estamos realizando, pero no solo en el caso de Maglén, sino en general en la industria del vino mexicano. Nos hemos posicionado a nivel mundial precisamente por la pasión que distingue a los mexicanos a la hora de hacer su trabajo. Tenemos un lugar en el mundo gracias todos esos mexicanos que están haciendo su mayor esfuerzo“, expresa Manuel Montoya.

Fotos Cortesía Maglén Vinícola
www.maglenresort.com/en/maglen-vinicola/

Previous

Cocina la pasta como un experto

Y en el pan, mis chapulines

Next