Es una perla de buenos sabores

| | ,

Tanto en época de Cuaresma como en el resto del año, la Perla de la Roma y la Perla de la Obrera son una excelente opción para gozar de la tradicional marisquería capitalina
IMG_20180302_145324319Sin duda alguna una de las más grandes satisfacciones para cualquier cocinero o empresario restaurantero es ver que su establecimiento esté regularmente lleno. Ya no digamos que haya días en que la demanda de servicio obligue a que los ávidos comensales hagan fila de espera. Aunque no siempre van de la mano, los premios y los reconocimientos de la prensa especializada son siempre gratificantes; pero sin duda el beneplácito y la lealtad del público es un estímulo incomparable.
Hace algunas décadas, La Perla de la Obrera surgió como una marisquería de puesto callejero, siendo esencialmente el resultado del esfuerzo de un joven matrimonio por sacar adelante un negocio propio; eso sí, con mucho esfuerzo y con una sazón que los clientes muy pronto aplaudieron. Tal vez en esa época no se hablaba tanto del respeto al producto y el interés total por la calidad de éste, pero es una filosofía que sus fundadores practicaron desde un inicio y que siguen llevando a cabo, siendo una parte esencial del éxito que han logrado a través del tiempo.
Con el paso de los años, el puesto ubicado en la calle de Fernando Ramírez, en la popularísima colonia Obrera, y hoy muy cerca de la estación del metro del mismo nombre, dio paso a un más cómodo local junto en la acera de enfrente. El puesto de lámina sigue funcionando, e incluso abre a hora más temprana que el negocio hermano, sirviendo prácticamente las mismas especialidades que son parte del menú formal de La Perla de la Obrera. Un caldito picoso o un coctel muy bien aderezado con las salsas típicas que de la marisquería tradicional mexicana caen muy bien en ciertas horas y en ciertas circunstancias; y la informalidad del puesto hace que se gocen sin mayor contratiempo, ni demasiado preámbulo.
IMG_20180302_151955305_HDRLa aceptación del público a este negocio familiar dio ocasión para una nueva propuesta: La Perla de la Roma, un espacioso salón ubicado en la Avenida Cuauhtémoc 35, en la colonia Roma Norte, que continúa con el concepto de buenos sabores y calidad del local original. En ambos casos, se tratan de inmuebles excelentemente montados en término de infraestructura culinaria y de servicio, considerando precisamente la afluencia de familias y grupos de oficinistas y diversos trabajadores que acuden con el antojo de los tradicionales cocteles a la usanza de México, y particularmente de la capital, donde también tienen sus notas especiales, como la clásica salsa bruja, que no siempre es un elemento común en otras partes de la República. También campean las frituras que comúnmente animan el apetito chilango, como los camarones empanizados, por ejemplo, y la insustituible mojarra frita, en cualquiera de sus acepciones. Por lo que a mí respecta, el mejor coctel de ostiones que he comido, al menos en la Ciudad de México, ha sido en La Perla de la Obrera.
Más allá de cualquier crítica especializada, que ni falta le hace, el apetito y el gusto del público es más que elocuente en este negocio que ha sabido crear lazos con él, realizando platillos muy bien preparados y en porciones generosas. sin caer en exageraciones, respetando más bien esa tradición de la cocina popular mexicana que llena al cuerpo y al espíritu en todos los sentidos.
Tanto La Perla de la Obrera, como la de la Roma, se han sostenido como negocios familiares en todos los sentidos, desde el valor mismo de sus recetas y sus preparaciones, como en el ambiente de sus salones, siempre sano y respetuoso, muy lejano de muchísimas marisquerías capitalinas que son más bien cantinas disfrazadas. El servicio es muy bueno, en términos generales, lo que también es garantía de una buena experiencia en ambos locales. No se aceptan tarjetas de crédito, y solo hay opción de pago en efectivo. La impecable relación precio-calidad de los platillos es una muy buena razón para que la mayoría de los comensales salgan muy satisfechos.

IMG_20180302_163014284

 

La Perla de la Roma  
Dirección: Avenida Cuauhtémoc 35, Roma Nte., 06700 Ciudad de México, CDMX
La Perla de la Obrera
Dirección: Fernando Ramírez 8, Obrera, 06800 Ciudad de México, CDMX
Teléfono: 01 55 5588 6573

Previous

Siguen danzando después de 23 años

Sabores con paisaje en Hyatt Regency Andares

Next