Henri Lurton se pone Bohemio

| | ,



Bohéme Gran Reserva 2016 es la segunda añada de este tinto hecho de 80% Tempranillo y 20% Nebbiolo

La mezcla de Bohéme Gran Reserva la hicimos mi padre y yo: 80% Tempranillo y 20% Nebbiolo, porque quería tener en la compañía un vino así. Al principio no lo entendimos, pero ahora viendo como ha evolucionado con el añejamiento me doy cuenta que fue la mejor elección. Pienso que es un vino que va a evolucionar muy bien en cinco años pero puede ser mucho más, hasta 10 años sin problema”, comenta Nicolás Lurton, de Bodegas Henri Lurton, quien estuvo recientemente de visita con su hermano Vincent, enólogo de la bodega, para presentar de la mano de Interamericana, Bohéme Gran Reserva 2016.

La bodega fue el sueño cumplido de Henri Lurton, dueño del Grand Cru Classé, Château Brane-Cantenac en Margaux, Francia; quien con el apoyo de sus hijos mayores, Vincent y Nicolás, decidió apostarle a Baja California. La enóloga que trabajó desde el principio con la bodega, Lourdes Martínez, ha dejado el cargo en manos de Vincent, quien es ahora quien lleva las riendas de la empresa.

“Valle de Guadalupe estuvo siempre como el único lugar donde pensamos hacer una bodega; no conocemos mucho otras partes de México pero estamos enamorados de la zona. Tenemos mucho trabajo allá”, comenta Nicolás.

Actualmente producen 300 cajas al año, pero esperan pronto aumentar a 800 cajas, ya que sus vinos blancos, como Le Sauvingnon, son de los más apreciados en México. El 30% del total de la producción se va a Estados Unidos y el 70% se queda en México.

“El vino blanco fue primero porque el vino tinto requiere añejamiento, pero la lógica del mercado es primero el blanco; la gente lo posicionó entre los mejores. El primer año empezamos con dos tipos de blanco y cuatro de tinto”, explica Vincent.

Sobre porque no tienen un vino con uva Merlot, los hermanos explican que desean hacer vinos diferentes a los producidos en Francia. “Tenemos La Carmenère porque aunque puede tener mucha nota a pimienta, maduró muy bien y además esta uva tiende a añejar bien”, agrega el enólogo.

Por segundo año presentan Bohéme-Gran Reserva, un vino en presentación mágnum, el cual tuvo 24 meses de reposo en barricas francesas 100% nueva.

“Es presentación magnum porque es un vino de fiesta, un vino para compartir con tus amigos en una ocasión especial. Además de que es la mejor botella para evolucionar”, asegura Nicolás.

La etiqueta es diseño de una artista local llamada Esther Gámez, en ella hace su interpretación sobre el vino. Los hermanos destacan que parte de las ventas de este vino, el precio sugerido es de $2,600 pesos, se va a una fundación.

Sobre sus planes a futuro, en enero comenzarán a hacer recorridos enológicos dentro de la bodega, ya que ellos al comprar uva, no tienen viñedos propios.

“Todos los años vemos cómo evoluciona el vino, la uva, tratamos de buscar nueva manera de trabajo para hacer el mejor vino posible, pienso que evoluciona en calidad y es lo que esperamos”, finaliza Nicolás.

NOTA DE CATA

Color rubí oscuro con ribetes color granate. Nariz expresiva con notas de frutos negros como cereza, ciruela e higo, y un toque de hierbas secas como eucalipto, laurel, flor de jamaica, regaliz, tabaco y pimienta blanca. Ataque firme con una estructura tánica redonda se mantiene linean en el paladar con un final amplio. Retrogusto especiado y largo con notas de tabaco y cacao.

Se recomienda tener en guarda cinco años para disfrutarlo a plenitud.

Nicolás Lurton
Previous

Buchanan’s presenta MI CÓCTEL

¿Dónde celebrar Thanksgiving?

Next