Historias con mucho jugo

| |

El tradicional barrio de Santa Tere, en Guadalajara, alberga a uno de los máximos establecimientos que guarda el sabor y la sazón de la cocina de familia

Santa Tere es uno de los barrios de más tradición de Guadalajara, uno de los más conocidos por la gran actividad comercial que se realiza en él. Pero también es un lugar que destaca por su arquitectura, por sus casonas que recuerdan la historia de la ciudad, además de que también se ha distinguido por el ambiente familiar que prevalece. Muchos de los que vivimos en él nos conocemos de tiempo atrás, lo mismo que nuestros padres y como ocurrió con nuestros abuelos.

“El crecimiento de la ciudad, los nuevos estilos de vida que llegaron con la modernidad hicieron que de pronto fuera un barrio un poco olvidado, con todas sus tradiciones, pero eso no quiere decir que haya desaparecido el espíritu que lo caracteriza. Hoy mucha de esa esencia se ha revitalizado, la gente vuelve a ver con orgullo la historia que define nuestra ciudad y que se percibe tanto en sus avenidas como en sus callejones; es una historia llena de anécdotas y leyendas, de momentos tristes, pero también de muchas situaciones divertidas, de alegría. Es un mundo de tradiciones que desde luego se refleja en la cocina popular y en los diversos establecimientos que la brindan, algunos de ellos con décadas de servicio, como es nuestro caso”, dice Fermín Camarena Meillon, propietario del Kamilos 333, uno de los más afamados locales de Santa Tere, reconocido por su sabrosa “carne en su jugo“, uno de los platillos más famosos de la gastronomía tapatía.

Previous

Canadá en el horizonte turístico de los mexicanos

Cocinan con ‘magia’ para exaltar la gastronomía

Next

Leave a Comment