Oaxaca es la estrella de El Palacio

| |

A lo largo de mayo, los comensales de esta importante departamental podrán disfrutar de un delicioso festín con los siete moles de Oaxaca, en un festival que incluye una sorprendente selección de mezcales de aquella tierra

Con la exclamación entusiasta “¡Oaxaca lo tiene todo!”, cocineras tradicionales de ese estado refrendaron la energía, el carácter y la sabiduría ancestral que distingue a esa tierra en el marco de la inauguración del Festival de Moles de Oaxaca, que realiza durante todo mayo en los distintos restaurantes de El Palacio de Hierro. Cantina Palacio, en Moliere 222, en Polanco, fue el escenario de esta emotiva y sabrosa fiesta de apertura que contó con la presencia del gobernador constitucional de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa.

En un efusivo reconocimiento a la labor de las cocineras tradicionales de ese estado en la preservación y difusión del patrimonio alimentario oaxaqueño, Murat Hinojosa destacó el indiscutible valor de estas mujeres como guardianas de un conocimiento que se remonta a varias generaciones, y que expone la complejidad y la identidad de una cultura que se refleja en arte, literatura, música y danza, y que tiene en la gastronomía una de las más soberbias expresiones de la riqueza que representa Oaxaca en el panorama mundial.
Guillermo Martínez, chef corporativo de El Palacio de Hierro, subrayó la enorme satisfacción que significa traer a las mesas de esta institución, sinónimo de estilo de vida para varias generaciones de mexicanos, una muestra con uno de los ejemplos más representativos del bagaje cultural que representa Oaxaca en el mosaico de la cocina mexicana. Sus moles, explicó, son reflejo de ese amor de la sociedad oaxaqueña por su tierra, sus productos y sus tradiciones, engarzando cada una de estas preparaciones a momentos únicos y emotivos de sus vidas: nacimientos, bodas, cumpleaños, incluso funerales. Son de igual modo expresiones de un oficio culinario resguardado en los fogones por mujeres y hombres orgullosos de sus raíces que ponen en cada preparación un poco de su historia y de la de sus antepasados, con el toque innegable de sazones que expresan la identidad oaxaqueña.

En esa soberbia muestra de la cocina oaxaqueña a través de sus moles, los comensales podrán disfrutar de un mosaico de delicias típicas, comenzando desde luego con la insustituible Botana oaxaqueña, con sus deliciosos Molotes de plátano, el tradicional Quesillo, las Tostadas de chapulín y los sabrosos Chiles pasilla con relleno de picadillo oaxaqueño.
En sintonía con una puntual selección de mezcales, parte primordial de un deleite de esta índole, el menú invita a disfrutar de los Siete Moles Tradicionales de este estado: Verde, Negro, Coloradito, Chichilo, Almendrado, Manchamanteles y Amarillo. En la línea de los postres, podemos gozar de un cierre magistral con los típicos Nenguanitos y la Tortita de Oaxaca, con el puntual agasajo de un Café de olla, con granos de Pluma Hidalgo, con piloncillo y su toque de especias.
Acorde con la filosofía de El Palacio de Hierro, esta muestra es preparada por los propios cocineros del staff de sus distintos restaurantes, apoyándose desde luego en el conocimiento de las cocineras tradicionales oaxaqueñas. El gobierno de Oaxaca, a través de la Secretaría de las Culturas y las Artes de Oaxaca (SECULTA) ha tenido un papel estratégico en la definición de esta muestra en la que también podemos disfrutar de mezcales premium con Mitré, Convite, Santo Gusano y Mezcal 33, entre otros, además de la participación de Bodegas Vaivén y el apoyo de una gran institución banquetera, como es Carmelita Banquetes.

www. elpalaciodehierro.com

Previous

Celebra Cordon Bleu ser el mejor

Gin con un twist de México

Next