Pijoan, vinos que nunca se olvidan

| |

Pau Pijoan ofrece una cata en la Cava del Carmen en colaboración con Sophie Avernin

PauLúdica, llena de recuerdos y anécdotas fue como se realizó la cata del productor de vinos Pau Pijoan, con la participación de Sophie Avernin, directora de Grandes Viñedos de Francia en la Cava del Carmen. Comentan que estos vinos recuerdan a la infancia, la familia y un viejo amor.

Sil, el primer vino degustado, lleva ese nombre en honor a mi hija. Tiene como base uva Chenin Blanc que se caracteriza por ser una uva muy longeva. Sophie, es de mis enólogos favoritos, y ella fue quien lo creó”, comenta Pau Pijoan. Agrega que, para su gusto, es el mejor vino blanco que hay en México.

petit chatoMezcla de Cariñan, Grenache y un poco de Syrah; Petit Chato es un vino “bastante loco que hicimos un grupo de mexicanos. Compramos un viñedo en Languedoc, Francia casi esquina con Cataluña. Es una zona muy dañada que siempre se ha caracterizado por ser muy activa. Aunque el vino cuesta 1 Euro el litro, eso no quiere decir que no se pueda hacer buen vino con esa uva, sólo que ellos no lo saben, por eso muchos piensan que los caldos de Roussillon Languedoc son malos. Este es un vino creado y embotellado en Francia, aunque contiene 50% de vino mexicano”, afirma Avernin.

El nombre rememora la infancia de Avernin. “Decidimos hacer este juego de palabras porque cuando era pequeña nos obligaban a mi hermana y a mí a buscar las faltas de ortografía en las etiquetas de los vinos, porque había muchos vinos franceses apócrifos. En una etiqueta vimos que decía ‘Chato’, por eso se nos hizo padre llamarlo así”, comenta.

Pau 2Un “arrebato” de amor se refleja en Arrebato, mezcla de Syrah, Cariñan, Cabernet Sauvignon y un toque de Zinfandel.  “Las uvas son del Ejido de Uruapán, ahora ya le llaman el Valle de la Grulla. Siempre que hablamos del vino mexicano sale el tema de la salinidad. Un día llegan y me preguntan sobre la nota salina de Ensenada, les contesté: ni lo has probado y la sal no tiene aroma, cuando yo quiero encontrar sal la voy a encontrar siempre; segundo no todos los valles son salados”, asegura Pijoan.

Sobre la etiqueta, donde resalta la figura de un hombre a punto de desmayarse y un corazón sobre ramas y flores; Sophie explica que es la pintura de un ex novio mexicano y del cual sólo queda la etiqueta. “Arrebato es un vino de encargo. Comencé a hacerlo en 2008 y al año siguiente salió nuestra primera añada. Es un vino jovial que se parece mucho a mí: nos peleamos y reconciliamos. Tiene Petite Syrah, con mezcla de Cariñan y otros clones, la cual le da una importancia particular, su color es prácticamente negro y por ello se usa para darle color al vino”, resalta.

vino Mare ok“Mare es mi vino yucateco”, dice en broma Pau Pijoan. “En realidad Mare en catalán significa ‘mamá’. Lo hice en honor a mi madre porque ella siempre tomaba Sangre de Toro y de ahí no la sacábamos. Cuando terminé de hacerlo y le mandé varias cajas de Mare sólo eso tomaba, eso me dio mucho orgullo. Es prácticamente el único vino monovarietal que hago, tiene 90% Zinfandel, la cual es una uva muy resistente, de temporal que no se riega. Es perfecto para carnes asadas por su acidez ayuda a desintegrar las grasas, por eso el  vino es mucho mejor para comer que una Coca Cola”, comenta Pijoan.

Para terminar la cata, Pijoan ofreció un vino generoso dulce: Manel, mezcla de Sauvignon Blanc, Moscatel y Zinfandel.  Perfecto para servirlo como postre y/o maridarlo con chocolate. “Este vino lo hice en honor a mi papá, porque le gustaba mucho el Oporto. Personalmente creo que en México no nos hace falta uva dulce, sino uva con acidez para hacer vinos equilibrados”, finaliza.

Dónde adquirirlos: Grandes Viñedos de Francia, dentro del Mercado del Carmen. Dirección: Amargura 14, col. San Ángel, México, D. F.

Previous

La tortilla de harina acompaña los grandes sabores de Ensenada

 Un menú muy femenino

Next

Leave a Comment