Placeres a la vista

| |

Buena cocina, excelentes opciones en vinos y coctelería, además de un ambiente que invita a la celebración y a la convivencia, hacen de Piso Cuatro una estupenda opción para halagar y sentirse halagado

La espléndida vista de la cúpula de la iglesia de la Covadonga, en Paseo de las Palmas, es el escenario ideal para una experiencia gastronómica de primera línea, en la que una comida reconfortante, en sintonía con una sugerente oferta en coctelería y vinos, abre la oportunidad de una tarde memorable, de convivencia, de relajación, de placeres que envuelven los sentidos. Como en la definición misma de su concepto arquitectónico, Piso Cuatro se expande en una plenitud virtual y literal, ofreciendo en estos días de calor una estupenda alternativa para la convivencia y el goce culinario, con una vista que refleja el dinamismo de la ciudad, pero que a la vez da la oportunidad de ensimismarnos, al menos por unos segundos, en ese paisaje urbano lleno de historia: testimonial, anecdótico, con tintes de modernidad, pero con el sello de identidad imperecedera que invariablemente distingue a las grandes capitales.

El cuarto piso de un edificio en la zona más comercial de Palmas, a la cual se puede acceder por distintas vías y con mucha comodidad, alberga este restaurante que expresa en su atmósfera un espíritu de continua celebración, pero que dista mucho de ser un mero sitio de fiesta. Desde un inicio resalta la atención del personal, que con mucha disposición y un sentido fino de la cortesía, nos reciben y brindan oportunas sugerencias para empezar un buen la tarde. Piso Cuatro Palmas es hermano de otro establecimiento ubicado en Zona Esmeralda, un lugar de carácter más “vecinal”, por el carácter mismo de esa zona, que empieza desde temprano con su servicio de desayunos, con lo cual ya se ha posicionado como una referencia de buena comida a lo largo del día. El establecimiento de Palmas solo abre a partir del mediodía, y aunque si bien hay un coqueteo con que pronto haya también desayunos, su éxito en el rubro de comidas y cenas es motivo suficientes para que tanto el personal como sus propietarios estén muy contentos.

Lo que antes era un espacio cerrado, con mínima luz exterior y áreas más convencionales, se ha convertido en una gran terraza que anima a pasársela bien, sin prisas y entusiasmando el apetito con su sugerente menú. Con una cocina abierta que hace sentir aún más la intensidad del oficio de sus cocineros, el restaurante está distribuido en distintas áreas, con detalles de sobria decoración, pero siempre con el elemento ineludible de la vista del entorno urbano, con los edificios de Paseo de la Reforma a la distancia.

“En Piso Cuatro desarrollamos una cocina fusión, con influencias y técnicas mexicanas. Todo es elaborado con ingredientes de temporada e ingredientes frescos de productores nacionales. El menú fue desarrollado por el chef corporativo, el chileno Cristian Balbontin, quien incorpora preparaciones a las brasas, cortes de carne, platillos diversos con influencias de la cocina sudamericana y asiática amalgamadas con la gastronomía mexicana. José Miguel Herrera, mano derecha del chef Balbontin y chef ejecutivo de Piso Cuatro, es quien se encarga de darle un sabor único a cada una de sus creaciones, que por cierto se emplatan en una vajilla elegida especialmente para cada platillo”, explica Miguel Ángel Araiza, socio de Piso Cuatro.

La coctelería es variada, si bien la elección de una Margarita clásica dio la oportunidad de disfrutar de un fresco aperitivo, puntual y bien hecho, para abrir boca a una degustación de finas expresiones. Entre los imperdonables de la carta de Piso Cuatro está el Pulpo a las brasas con alioli a la paprika y papas cambray al mojo de ajo, así como el Porkbelly crocante con mole xiqueño y puré de camote; además del Robalo a la mantequilla de alcaparras acompañado por un puré de papas. Otros platillos de puntual factura son los Tuétanos con esquites y chicharrón de pulpo, carpaccio de queso de cabra con fruta a las brasas y miel, o bien la alcachofa con salsa de fondue de quesos con nueces y miel de trufa.

“Cuando me preguntan cuál es el perfil de comensal que asiste a Piso Cuatro solo les puedo decir: voltea a tu alrededor y velos por ti mismo. Es amplio, diversos, son todos. Tenemos visitantes de diferentes edades, familias jóvenes y gente de negocios. Digamos que lo que puede ir cambiando es el mood de cada uno de ellos conforme avanza la tarde. Hay música todo el tiempo, a un volumen y en una sintonía muy agradable, de manera que puedan conversar y disfrutar juntos de la ocasión mientras hablan de diversos temas y disfrutan la comida. No quiere decir que no subimos de volumen ya avanzado el día, sobre todo a partir del jueves, cuando la gente llega más en plan de fiesta”, expresa con entusiasmo Ramón Andrés Mendoza Ruiz, otro de los socios del lugar.

Agrega que Piso Cuatro tiene un propuesta que ha avanzado y evolucionado en función de ofrecer un ambiente agradable y exclusivo en sintonía con una sugerente gastronomía, parte fundamental para armar vivencias memorables. “Es un concepto de amigos en el que continuamente establecemos nuevas metas de calidad, nos esforzamos por tener una continua renovación y que cada vez haya mejores opciones en términos de platillos y productos, que la carne sea de calidad Premium y que cada 15 días tengamos nuevas sugerencias que vayan de la mano con la temporada, las tendencias y por el placer de sorprender a nuestros comensales.

“Nos gusta que la gente disfrute todo, que sienta un ambiente único. Tenemos noches de saxofón, pero no al estilo Kenny G, sino algo diferente, que entusiasme más a nuestros clientes. Muchos gozan con celebrar sus cumpleaños, y eso es algo que nos complace, ya que hay noches que hemos tenido hasta 14 celebraciones de cumpleaños.
“Lo más gratificante ha sido ver como Piso Cuatro se ha convertido en un referente a través de las recomendaciones entre amigos y de los buenos comentarios en redes sociales. Uno de los aspectos que hemos fortalecido es el tema del vino, a través de recursos como Wine Advisor y con una estrecha relación con bodegas como Pinea, con los que desarrollamos distintas actividades y experiencias. Próximamente, por ejemplo, tendremos una experiencia con dos chefs invitados y realizando armonizaciones con tres etiquetas de la bodega de Ribera del Duero. Estamos en constante desarrollo de nuevas ideas. En coctelería ofrecemos constantes novedades, apoyados con el gran trabajo de Omar Pérez Carreño, un estupendo mixólogo”, resalta Miguel Ángel.

Piso Cuatro Palmas
Dir: Paseo de las Palmas 530, Lomas – Virreyes, Lomas de Chapultepec, Miguel Hidalgo, 11000 Ciudad de México, CDMX
Tel: 55 7184 8821
www. pisocuatro.com

Previous

Al rescate de las chinampas

La fiesta de los sentidos en SMA

Next