Un apapacho con excelente sabor de boca

| | , ,

Bajo un concepto de cocina de recuerdos, Sonia ofrece una experiencia culinaria en la que los ingredientes alcanzan algunas de sus expresiones más notables en platillos que complacen los sentidos

Sabores de antaño, de evocación y buenos recuerdos; pero también con un giro de actualidad, de dinamismo y atrevimiento para llevar a los comensales a un recorrido por las notas familiares y por recreaciones que apuntan a seguirnos atreviendo en el descubrimiento de sabores y aromas. Así es la cocina de Sonia, restaurante del grupo Lunfardo que se alista a sorprendernos con las sazones de las madres y las abuelas, en una festiva descripción sensorial de platillos que guardan los referentes del pasado, pero que también de la mano de jóvenes cocineros nos invitan a crear historias personales, íntimas, secretas.
Radiante, amigable, con un estilo que va de lo familiar e informal a espacios íntimos de sugerente belleza y elegancia, Sonia nos abre en la colonia Juárez un pequeño reducto en el que la cocina confortable y de evocaciones aparece muy pronto de la mano de un servicio puntual, con gestos amigables que nos invitan a dejarnos llevar nuestros anfitriones.

“Hay platillos que ya son un referente de nuestra cocina y que la gente convierte en sus favoritos, como son nuestros Tacos de papada, que ya son prácticamente obligados en cualquier degustación; además van muy bien con nuestra coctelería de mezcal”,

Ollin Franco, chef del restaurante Sonia
Cocteles frescos, hechos con imaginación, con productos naturales y destilados de origen

En la barra, la coctelería es fuente de alboroto y algarabía para la vista y el oído, en espera de los fragantes y frescos cocteles de mezcal, servidos entre otros ingredientes con jugo de guayaba e infusión de chile serrano que abren el paladar y entusiasman las papilas gustativas. Raúl Ávila, responsable de la barra, comenta que se trata del afamado Nixtli, un coctel que si bien no es de su inspiración ya se ha convertido en una de las bebidas insignias de la casa, precisamente por la suavidad de sus notas, la apacible frutalidad de su consistencia en boca y el carácter decidido del mezcal que se posiciona como un aperitivo ideal en cualquier época del año, pero que sobre todo resulta ideal en estos tiempos primaverales en sugerentes combinaciones.

Ollin Franco es un entusiasta chef que expresa los sabores de tradición que halagan la memoria de los comensales. Fotos Cortesía y Crónicas del Sabor

La cocina de Sonia está a cargo de un joven chef enfocado en que las cosas vayan por estupenda vía, tanto en cuestión de sabores como de presentaciones, sin perder de vista el tiempo y la secuencia de placeres que anima a los comensales en su discreta terraza. Se trata de Ollin Franco, egresado del Instituto Coronado, en la Ciudad de México, que expresa su gusto por ofrecer una cocina concebida con el espíritu de consentir a los visitantes, con la idea de que en cada bocado haya una provocación de la memoria y de los sentidos, de manera que un poco de la infancia y de los momentos plácidos que hemos vivido en torno a la mesa cobren vida a través de la memoria sensorial.
“Es una cocina de recuerdos caseros, nos hemos enfocado en recreaciones que evoquen de algún modo lo que hemos vivido con nuestras familias. Por eso no es extraño y, al contrario, nos sentimos muy complacidos, cuando alguno de nuestros comensales comenta que tal o cual guiso le recuerda algo que probaba con su mamá o su abuelita. En lo personal me siento muy satisfecho por el reto que esto representa sin perder de vista nuestra identidad y nuestra esencia. Me gusta la cocina clásica, mis bases son las tradiciones, las técnicas clásicas, el ejemplo de los grandes cocineros de México y del mundo; es a partir de ello que desarrollamos este concepto que propone ser una vivencia única para la gente que nos visita”, indica con énfasis.

Tacos de papada, un clásico del restaurante capitalino

Con cuatro años de presencia al frente del restaurante y participación activa en la operación de otros establecimientos del grupo, Ollin expresa que Sonia es un lugar que ha cobrado gran interés entre los comensales ávidos de una aventura gastronómica, con especial énfasis en los extranjeros que recorren la Zona Rosa capitalina y encuentran en la apacible calle de Oxford un reducto de buen servicio, excelente oferta gastronómica y una carta propositiva en el tema de destilados y de vinos mexicanos, que siempre son recibidos con mucho interés por los comensales que quieren descubrir más sobre este emergente tema que va captando la atención de los consumidores de vino a nivel internacional.
“Hay platillos que ya son un referente de nuestra cocina y que la gente convierte en sus favoritos, como son nuestros Tacos de papada, que ya son prácticamente obligados en cualquier degustación; además van muy bien con nuestra coctelería de mezcal. También son muy solicitadas nuestras Carnitas de guajolote, que además están entre los guisos favoritos de los extranjeros. El Pulpo a la Mario es otro de nuestro platillos insignia, servido con una mantequilla de pistache“, explica.

Pulpo a la Mario, otro de los favoritos de la carta
de Sonia que siempre gusta a los visitantes

Uno de los detalles relevantes de la cocina de Sonia, bajo la guía de Ollin, es su respeto total por el sabor de los ingredientes, resaltando texturas y notas en combinaciones suaves y respetuosas de las cualidades intrínsecas de los productos, aplicando técnicas precisas que resaltan esos valores originales. Un ejemplo de ello es su Carpaccio de betabel, con matices de texturas que van en sintonía con la prodigalidad de colores y el deleite en boca con sus sabores. Más que elocuente es su Pollo a la barbacoa, de cuidadoso horneado, de manera que tiene una provocativa textura que complace de lleno al paladar, servido con una cama de puré de garbanzo y bañado sutilmente con consomé de barbacoa: un festín de los sentidos que abre la imaginación y hace evocar la expresión más pura de este guiso tan popular en México.

Sonia es una invitación a disfrutar de una cocina llena de espíritu, con notas y cualidades que marcan la pauta para una celebración de los sentidos sin mayores complicaciones: en la definición más plena de una culinaria para consentir, para vivir momentos en la más pura y directa complacencia gastronómica.

Restaurante Sonia
Dir: Oxford 23, Juárez, Cuauhtémoc, 06600 Ciudad de México, CDMX
Tel: 55 5941 4956
www. restaurantesonia.com.mx

Previous

Millesime, ahora en San Miguel de Allende

Al rescate de las chinampas

Next