Un goloso encuentro de Francia y México

| | ,

Los representativos sabores de quesos tradicionales de Francia entran en sabrosa empatía con una nueva propuesta cervecera mexicana artesanal

quesos chela“Visualizamos tres tipos de maridaje para las cervezas y el queso. Primero, un platillo con ingredientes sutiles y una cerveza igual de sutil que lo soporte; o al revés, donde la cerveza es compleja y necesitas algo que te distraiga y te seque la boca como un pan o un pretzel. Y por último, donde los dos elementos van a competir. En este caso se necesita un estilo de cerveza más complejo para que no sientas que solo te lava la boca y por ende se pierdan los sabores del platillo”, explica Jacob Iguiniz, de Salón Cervecero.

“Quisimos crear platillos que pudieran recrear en su casa para hacer este tipo de maridajes”, comenta Alejandro Zárate, parrillero de La Reina de la  Brasa, quien en conjunto con Quesos de Europa ofrecieron una degustación de platillos hechos con quesos Brie, Comté, Emmental, Mimolette, Camembert y queso azul.

PizzetaPara quienes gustan de sabores dulces y más llevaderos, Zárate preparó una tostada de chía y queso Brie con jalea de moras azules y una pizzeta de cebolla caramelizada con queso Emmental, espárrago y mejorana; la cual acompañó con El Flaco de Oro, una cerveza estilo belgian blonde cuyo principal exponente es el sabor de la levadura. “Nuestra contribución para este estilo es un toque de sal de mar que te ayudará va a potencializar los sabores”, asegura Iguiniz.

Para platillos más potentes, ya sea por sus ingredientes o porque estén muy condimentados, como es el caso de la picaña acompañada de queso Mimolette o un elote amarillo con queso Comté, mayonesa y condimento de chile chipotle con orégano; la sugerencia es una cerveza Indian pale ale, como lo es Bella de Noche.

mimmolete chelaPara platillos dulces, pero condimentados, la sugerencia es una baltic porter, Campeón sin corona. Esta tiene notas a  tostado que van desde aromas a pan hasta un quemado más intenso. Para esta se puede optar por una manzana amarilla rostizada con canela y azúcar mascabado o un pan de maíz con queso Camembert y arándanos.

 

Previous

Los sabores de Francia en la Hacienda

¡Aguas con la cerveza!

Next