Una rodada por México

| | ,

Subidos en sus motos, los cocineros de la comunidad Knives & Bikes recorren distintos puntos de México impulsando y promoviendo la gastronomía nacional y a la gente que la hace posible

La imagen adquiere dimensiones épicas, con matices cinematográficos. Alguno de estos fines de semana, los viandantes y automovilistas de la Ciudad de México pueden ver de pronto acercarse un contingente de motociclistas en sus inconfundibles “corceles de acero” que son una leyenda no solo por su tamaño, potencia y envergadura, sino también por las marcas que ostentan, y que hasta para los que nunca han manejado una moto de esas características el mero nombre lo dice todo: Royal Enfield, Indian, Harley Davidson, Ducati, BMW…las leyendas hablan por sí solas.

Y en el control de estas formidables máquinas, van figuras no menos imponentes, investidos con esa aureola que les otorgan sus brillantes cascos, sus pantalones entallados, sus chamarras de cuero. Hombres y mujeres que expresan y continúan una mística tan imponente como seductora, y que nos envuelve en esa magia irreverente de los motociclistas que se pierde en las décadas y les otorga una condición cuasi heroica. Esta vez esa fuerza que inunda la vista, el panorama urbano, los sentidos, guarda también, aunque pocos lo sepan de bote pronto, la fuerza y el carisma de otros héroes modernos, los magos de los fogones: los cocineros.

Son poco menos de un centenar de pilotos que en su nombre colectivo expresan la filosofía y el espíritu de sus rodadas: Knives & Bikes, una iniciativa que engloba las inquietudes y el aplomo de chefs apasionados de las motocicletas, pero también de profesionales de otros ramos de la gastronomía y ante todo amantes del buen comer y del buen beber, sin importar sus oficios, ocupaciones o nacionalidades.
“Knives & Bikes es un movimiento que surgió con el propósito de conjuntar a amigos que tienen en común el gusto por las motos y la buena comida. Por supuesto nuestro objetivo es armar recorridos, pasarla bien, disfrutar de restaurantes y destinos gastronómicos; pero también tenemos un propósito aún más importante: incentivar, promover y apoyar a la industria restaurantera en estos momentos difíciles. Buscamos difundir las cualidades de distintos lugares a través de las rutas que realizamos en moto, pero también apoyar a los productores y artesanos de las distintas zonas”, explica el chef Poncho Hernández, miembro del comité directivo de Knives & Bikes.

A lo largo de sus recorridos, la comunidad Knives & Bikes hace visitas a establecimientos ya preestablecidos donde consumen las especialidades de la casa, generando así un ingreso para sus propietarios. También conocen y prueban ingredientes característicos del lugar que posteriormente pueden promoverse y utilizarse en sus restaurantes o ser parte de la lista de insumos en las empresas donde trabajan, por ejemplo hoteles o tiendas de alimentos.
“Tenemos oficialmente dos rodadas programadas al año, una de ellas con un destino especial, que en esta ocasión será Huasca de Ocampo, en Hidalgo. El propósito es visitar las zonas, conocer sus atractivos y en especial interactuar con los productores y terminar cocinando juntos con los ingredientes locales, dando así promoción al lugar y a la gente que trabaja en ellos. Lo más importante para nosotros es promover la gastronomía de lugar, que la gente vaya, los conozca y consuma sus creaciones y sus alimentos”, expresa Poncho.

Añade que en el comité directivo participan también los chefs Ernesto Slim, Miguel Ángel Nava y Nadia Aguilar, además de la empresa Sal del Nayar. En noviembre del 2021 realizaron un evento visitando distintos puntos de la Ciudad de México como los restaurantes China Grill y Moran; al igual que establecimientos como Custom Rock, culminando con una gran celebración en la Universidad Cessa, en San Ángel, con la presencia de los patrocinadores de esta iniciativa. En la rodada participó también el chef Roberto Hernández, vicepresidente de Vatel Club México, quien en la conferencia realizada en el auditorio del Cessa subrayó la importancia de esta propuesta a la que se suma la comunidad vateliana, de la cual igualmente asistió el chef Leonardo Menezes de Sousa.
“Tuvimos una convocatoria de poco más de 60 motociclistas y la presencia de 260 invitados a la celebración en el Cessa, en la que nuestros patrocinadores pudieron darse cuenta del entusiasmo y la respuesta que hay ante iniciativas de esta índole que buscan proyectar a la fuerza productiva de nuestro país. Nos importa la gastronomía, su gente, y vamos a seguir trabajando muy fuerte para seguir apoyándola”, subraya Poncho Hernández.

Fotos Cortesía Knives & Bikes

Previous

Con tomates aún más contentitos

A El Cielo con todo y tamales

Next