Vinos para gozar en la mesa

| | , ,

Emblema irrefutable de la calidad de Rías Baixas, Pazo de Señorans ha sido un pilar de proyección de esta Denominación de Origen a nivel mundial

Vinos frescos con carácter, identidad y una mineralidad que los proyecta como la vía perfecta para la aventura gastronómica, son elementos distintivos de Rías Baixas, Denominación de Origen de sobrada reputación que con sus Albariño han establecido el referente de blancos de soberbia factura, que rompieron los estándares definidos hasta hace décadas en torno a esa nomenclatura para avanzar por el mundo con una leyenda y una realidad propias.
Dentro de ese panorama de luminarias que hoy define la ruta de bodegas de la zona costera de Galicia destaca Pazo de Señorans, icono indiscutible de los Albariño de la región, pero también una definición cuasi perfecta del dimensionamiento comercial y conceptual que los vinos de Rías Baixas han tenido en el mundo y, por supuesto, en territorio español.


Javier Izurieta Romero en La Naval, durante su visita a México a fines de 2019.

“El suelo de granito es un regalo de la naturaleza; esa abundancia de granito en nuestro territorio es algo evidente que repercute directamente en el carácter de nuestros vinos, en esa mineralidad que los hace tan distintivos, con una personalidad propia. Es la tipicidad que enmarca el perfil representativo de la DO y que en caso de Pazo de Señorans marca la sintonía para establecer un lenguaje propio que habla de la tierra, de la uva, de nuestra historia. Se trata sobre todo de suelos de xabre, resultante de la descomposición de roca granítica y con gran capacidad de drenaje”, explica Javier Izurieta Romero, director comercial de la bodega.

Pazo de Señorans se comercializa en 45 países. 55% de su producción se consume en España.

La confianza plena en el potencial de la variedad Albariño y de su capacidad para alumbrar blancos de altura mundial ha sido, en palabras de Marisol Bueno, propietaria de la bodega, el elemento determinante para el éxito internacional de Pazo de Señorans, pionera en muchos sentidos del despunte de Rías Baixas en los mercados internacionales. La bodega fue fundada en los 80 por Marisol y su esposo, Javier Mareque, en una propiedad anteriormente destinada al cultivo de kiwi y con viñedos de la emblemática Albariño. Desde entonces, Pazo de Señorans ha sido punta de lanza en la valorización de la cepa insignia de la zona, en definición de estándares de calidad, en la investigación y la innovación dentro del sector vitivinícola, aunando a ello la labor estratégica de Marisol Bueno como primera presidenta de la DO Rías Baixas, establecida en 1980, durante una gestión de 21 años.

En 1989 se comercializa la primera cosecha de la bodega con 7 mil botellas, subiendo poco después a 10 mil botellas. Actualmente la producción supera las 300 mil botellas anuales distribuidas en las etiquetas Pazo de Señorans, Pazo de Señorans Selección de Añada y Pazo de Señorans Colección. Elabora asimismo un orujo de Albariño y un aguardiente de hierbas.

“Siempre hemos sido una bodega de innovaciones, de búsquedas, de andar a contracorriente. Fuimos los primeros, por ejemplo, en realizar largas crianzas en lías, que son las responsables de dar cuerpo al vino. Sin embargo nos importa que todo reditúe en el deleite a la mesa. Hacemos vinos para comer, no para las catas. Una de las ventajas con los blancos es que se puede jugar más en el tema de los maridajes”, precisa Javier.

Pazo Señorans. Tras su amarillo pajizo y una nariz fina y llena de sutilezas. Este Albariño deja entrever un serio trabajo en el viñedo que se traduce en la copa con un marcado carácter varietal. En boca es envolvente, afrutado, graso y con gran equilibrio.

Pazo Señorans Selección de Añada. La confianza en la nobleza y potencial de la variedad y el trabajo cuidadoso y pausado de las lías han permitido ofrecer una dimensión distinta de la Albariño. El vino sube un escalón en complejidad y franqueza: fruta madura, toques de hinojo y aromas de bosque verde. Redondo y maduro en boca. Largo recorrido en el tiempo.

Pazo Señorans Colección. Producción y reseva limitada de botellas destinadas a un envejecimiento de varias años, con el propósito de hacerla llegar a un grupo muy selecto y reducido de consumidores amantes del vino.

Aguardiente de Orujo. Elaborado a partir del método tradicional gallego, a fuego directo en alambiques de cobre. Esto permite obtener tras dos destilaciones un producto de altísima calidad en el que predominan las notas varietales y la elegancia.

Aguardiente de Hierbas. Se obtiene tras dos destilaciones a fuego directo. Posteriormente se macera durante 40 días con hierbas aromáticas y semillas naturales que le dan el color y el sabor característicos.

www. pazodesenorans.com

Fotos Cortesía Pazo de Señorans

Previous

Llévate la primavera a casa

Arma tu ruta del vino en casa

Next